Fragmento de Ayer.

Y comienzo en presente porque la memoria es actual.

Hoy en la Universidad asistí al lanzamiento de una revista sobre cine que publica el Centro Cultural de la UT. En horas de la tarde hubo cortometrajes de Chaplin, eterno clásico del séptimo arte, y a lo largo de la jornada, vi, además de una instalación bastante elaborada, a varios compañeros vestidos de Charlot por ahí, intentando caminar chistoso, y con una sonrisa estúpida en el rostro. Se nota que le pusieron empeño al evento, y se trajeron al director de la única revista de cine impresa de Latinoamérica, según dijo, Andrés Murillo, quien nos habló en tono familiar, y casi condescendiente, seguro queriendo terminar y ya, largarse a seguir su vida de director editorial y amante del cine, o quien sabe que hptas. El caso es que los poquitos que asistimos, tuvimos la oportunidad de conocer de primera mano cual es la realidad de las políticas editoriales predominantes y para el caso particular, en el cine, caer en la cuenta de la inmensa extensión del mercado cultural sobre las dinámicas sociales de casi la totalidad de los habitantes del planeta, hay caramba la certeza de sabernos colonizados sí que causa escozor, pero no derrota. 

ImagenSi alguien me conoce, o se topa por hay con migo, no deberia dirigirme la palabra, ni darme confianza, ni nada de nada. Hagan como hace la mayoria del mundo conmigo, me ignora inteligentemente. Si no lo hacen no estarían siendo inteligentes egoístamente, como es ley en el mundo moderno, si no sirves, no estorbes, y me acuerdo muy bien que un amigo me dijo:

“Alguien que no tiene personalidad, es alguien que no merece el respeto de nadie, porque no es nadie”

y yo lo creo. Si uno no tiene definido su carácter, es mejor no presentarse ante el mundo, preséntate cuanto tengas algo que decirle, que proponerle.

Un mensaje, y un canal, una palabra y un lenguaje. 

Sin estos elementos claros, es imposible presentarse para el oficio que llaman “vivir”

Hasta entonces, querido compañero, dedícate a construir tu mensaje aíslate de el ruido y el brillo del mundo moderno, y encuentrate a ti mismo, con tus raíces, tu peso histórico, con tus pasiones y con tus miedos, enfréntalos, persigue tus límites y mientras puedas, ama con locura.

Cuidado con los brillos fáciles de occidente, el camino fácil, la puerta ancha, es de la que hay que desconfiar, la verdad está con los salmones que navegan con furor.

 

El maldito payaso triste.

La amargura y el pesar, desaparecerán solo con la muerte, pero tranquilo, no son los únicos elementos del camino. También nos acompañan el coraje, la risa, la plenitud que nunca dura más de 5 segundos, y lo más importante: el amor. Todos ellos son nuestros compañeros de viaje.

El odio, el rencor, la amarilla amargura, en veces, resultan bastante provechosos.

Ahora mismo James Cameron, un soldeado norteamericano, de Arkansas, se revuelca en su conciencia, con imágenes cálidas de miembros humanos esparcidos por ruinas de lo que ayer fuera un suburbio de Kabul, mañana pintará una bandera de su pais, ante la que juró defender los intereses de madre patria, Estados Unidos de América. Sus compañeros le observarán, Carl le tomará una foto con su móvil, y pasado mañana será el cadaver más famoso de la web por un dia.

Paradito y Combativo II

“Saca eso que tienes, escopndido detrás de las sienes” Rapsusklei

Como si no fuera inteligente, como si no tuviera madera para enfrentar las tormentas de este océano, como si non hubiera recogido herramientas por el camino, para saltear tantos y tantos obstáculos. Fuerza camarada que la victoria arriba nos espera, el camino es empinado y culebrero, pero no te asustes porque los músculos para eso están preparados.

Recuerda, el enemigo está adentro.

Paradito Y Combativo

Por los sueños, por la decisión de soñar.

Me paro en toda la esquina, el cielo es gris y el frio es ley.
Camino?
No.
Deambulo.
No camino.
De una acera para la otra y luego de vuelta, resbalo, me levanto, afilo mi daga, amarro mis agujetas, limpio mi rostro, y arranco en pura otro trayecto, hasta que se hace de noche, y me siento a la vera del camino, mirando como otros corren, mirando como otros caen, mirando a los muchachos como rien, también a la vera del camino, y el humo es metáfora.

No me detengo, nunca, lo desearia, para poder esclarecerme a mi mismo cuales son mis sueños, sin interrupmirme de nadie, para eso está la montaña, el encuentro, porque acá en Babilon solo he podido esclarecer cuales NO son mis sueños, que es aquello que no quiero ser. Bueno, y además si tengo claro que de que material se componen mis deseos, pero caramba, que ejercicio mas complejo este de mantener vivo el deseo, en un mundo hijueputa lleno de egos hijueputas empezando por mi hijueputa ego. y ha carajo. cuanto nivel he bajado.