Once y media

Norma Rocío:

No puedo dejar de recordar como nos miramos hoy al despedirnos, poco menos que odio en nuestras miradas y eso no es lo que quiero para nosotros.

Sé que no soy la mejor persona, el hombre más íntegro, mucho menos apuesto, que babeo la almohada y vengo cogiendo el vicio maluco del orgullo y la altivez, malpensando que había que tenerlo para sobresalir y mantenerse seguro de heridas emocionales, viendo que no hay camino que no deje herido, y la soledad es el más tenaz de ellos, y siento que por todo esto cada vez me toleras menos.

Siento que mi habilidad con las palabras ha agotado tu credibilidad en mí, que mi respeto y mi cariño hacia ti están en observación, pero así mismo siento que quiero ser el hombre mas serio del mundo contigo Norma, sin lugar a dudas.

Hoy me caí en esa parte, saludé estúpidamente a dos mujeres desde el carro del profe, estuve pensando toda la noche luego de que me apagaras el celular y creo que fue lo único mal que hice que te enojara como te noté antes de bajarte del carro, por lo que mi despedida fue fría y por lo cual quiero disculparme, ya que en razón del amor creo que uno debe entregar siempre lo mejor, y si, sé que debo aplicar más de lo que predico, lo sé.

Es que no hay nadie que me presione más por cambiar a diario que yo mismo, por ser serio, por ser excelente, por ser íntegro. Tales son mis convicciones.

Aquí estoy a las once y media tejiendo los pensamientos que me abstrajeron toda la noche mientras departía con amigos siempre dispuestos a alegrar al meditabundo Paulo.  Es que no es lo único que tengo por decirte, porque siento que nuestra relación es un delicado equilibrio que en cualquier momento está a punto de estallar, pero al mismo tiempo es la más hermosa creación a que ambos hayamos podido dar lugar, y que ambos sabemos que solo en nuestras manos y corazones está la fórmula de la Sincronía, solo cariño, buena energía y seducción, según el lenguaje que me hablaron tus ojos desde que te conocí.

Por eso, reconociéndome humano y el único creador de mi realidad, apuesto por tu mirada de fotógrafa, por tu voz de seducción en los parlantes, por tu pluma de poetisa, por tu mente de pervertida, pero sobre todo y con el mayor de los honores jamás concedidos a ninguno de los hombres, apuesto por tu corazón de doncella orgullosa, porque me enamoré del fuego de tu vida.

Picos Altos

Cuando te sientas en el computador y atizas la inspiración para que la vida fluya entre cada tecla y el café de la mañana, escribes unas letras, las borras, escribes otras, también las borras, ves que el lugar desde el que intentas asir al mundo no es mas que una evanescencia, y que la constante en el Universo es el puro cambio, movimiento entrópico del todo hacia los puntos de mayor energía en el espacio, sino en su sentido contrario, entonces la agarras por ahí esperando el súbito corte de su respiración, la alteración de sus sentidos por tu poder, por tu presencia.

La poesía la dejé enredada entre sus sábanas, me entregué todo, ahora estoy aquí vacío, sintiéndome victorioso por mi entrega triunfal entre sus piernas e intentando agarrar la esencia de un instante en dos o tres palabras que me hagan sentir la trascendencia hacia la que se mueve el espíritu incesante que nos habita.

Ya no entiendes nada, un poco porque no quieres hacerlo, un poco porque ya lo entendiste todo, y porque en un agujero de la playa no cabe toda el agua del mar, así que solo nos queda vivir.

Ya he visto el desfile de místicos y los que no lo son buscando grabar con honores su nombre en la placa de la historia, y me vi entre la muchedumbre de los comunes y corrientes, levantando el estandarte de una presunta originalidad que mas bien se parece a otras tantas vistas de tanto en tanto.

El hambre del espíritu no se sacia sino con la inmensidad de las estrellas, apresurándonos tras lo inconmensurable nos damos cuenta de nuestra sustancia que se parece a la de los astros que admiramos, mientras gozamos las bondades que nuestro vestido de carne nos asiste, sus venturas y desventuras, sus necesidades y complejidades apretadas, que liberamos cada cierto tiempo sobre las sábanas, un andén, en las gradas, en el atrio o sobre la lona del ring.

Si pudiera medir la felicidad que me abraza creo que diría que estoy en uno de los picos altos de mi vida, los que ella me da en la nariz y cierro los ojos porque es mi vida la que vale la pena en ese instante, y ando en el ejercicio de creérmelo, de vivírmelo, experiencias así no se repiten y no quiero dejarla pasar sin haberla sentido en cada milímetro de la dermis que ella hace extasiar cuando se lo propone.

El control está en mis manos y prefiero no pausar el juego, quiero seguir jugando.